Hna. Clotilde Serra Geli

HNA. CLOTILDE SERRA GELI

Dominica de l’Ensenyament de la Immaculada Concepció

clotiLa hna. Clotilde Serra Geli nació el 23 de diciembre de 1915 en Sant Pere Pescador (Girona).

Entró el 30 de setiembre de 1939 en el convento de las Beates Dominiques de la ciudad de Vic -todavía no unidas a la Congregación de las Dominicas de la Enseñanza de la Inmaculada Concepción).

Tomó el hábito y empezó el noviciado el 7 de abril  de 1940. Hizo la profesión de votos temporales el 27 de abril de 1941 y la profesión perpetua el 30 de abril de 1944.

Formó parte de la comunidad de Dominiques de l’Ensenyament de la Immaculada Concepció de Valencia, Tarragona y Vic.

Celebró con gozo sus bodas de oro en 1991 y las de diamante en 2016.

A lo largo de su vida ha sido una persona de carácter alegre y acogedor, de compañía agradable y buena conversadora, una persona muy positiva y de buen trato para vivir en comunidad, una persona de plegaria confiada y agradecida.

Fuese en la clase o en la portería, fuese con el rosario o con periódico, fuese en la capilla o en la sala de comunidad, fuese con hilo y aguja o con lápiz y papel, fuese jugando a cartas o fuese yendo de paseo cogida del bracito…

¡Siempre con su sonrisa, siempre con su buen talante! Nos enseñó que tenemos que ir por la vida con amor y con humor.

¡Siempre con la palabra oportuna, siempre con el chiste a punto! Nos enseñó que es muy importante ir por la vida haciendo grupo, construyendo comunidad.

Siempre con un GRACIAS en los labios y en el corazón, un GRACIAS que brotaba de quien siente su vida como vida plena y bien regalada, un GRACIAS que brotaba de quien ha vivido entregándose al amor de su vida: Jesús

Nos dejó el 23 de abril de 2014 para ir a celebrar la Pascua eterna. Últimamente rezaba y cantaba muy a menudo: Dolça mare del bon Déu, rosa del cel la més bella, si em déssiu vostra poncella, la plantaria al cor meu. Doneu-me a Jesús en creu, que ja altre amor no em convé: de dia l’estimaré, el somniaré de nit, viuré d’amor en son pit i en sos braços moriré. (Dulce madre del buen Dios, rosa del cielo la más bella, si me entregarais vuestra flor, la plantaría en mi corazón. Dadme a Jesús en cruz, que ya otro amor no me conviene: de día le amaré, lo soñaré de noche, viviré de amor en su pecho y en sus brazos moriré)

 

Creemos que participa ya de la amorosa presencia de Jesús Resucitado: VIDA plena, AMOR eterno y gozoso, PRESENCIA bondadosa y misericordiosa para siempre. ¡Que descanse en paz!

cenefa jpg

 

Publicado en España, Novedades