APERTURA SOLEMNE DEL JUBILEO DE LA ORDEN DOMINICANA

 

El sábado día 7 en la iglesia de los PP. Dominicos de Barcelona, en un acto sencillo pero solemne, tuvo lugar la inauguración del Año Jubilar Dominicano con la celebración de la eucaristía.celebr.Jubileo

Estuvimos presentes hermanas de las comunidades de Cataluña y laicos de las comunidades DEIC.

Al empezar la eucaristía, el Prior de la comunidad, fr. Carlos Bernal op, dio lectura a la carta del M.O. fr. Bruno Cadoré, con el lema: “Enviados a predicar el Evangelio”

Destacamos algunos fragmentos de la carta: “Nuestro Jubileo nos invita a volver a los orígenes de la Orden para recordar el momento fundacional, en el que santo Domingo envió a nuestros primeros hermanos fuera de su casa, de su familia, de su nación, para que descubrieran el gozo y la libertad de la itinerancia”.

El capítulo general de Trogir estableció como lema  para el año del Jubileo de la Orden  “Enviados a predicar el Evangelio”. Este lema nos invita a reflexionar sobre las siguientes preguntes: ¿Por quién somos enviados? ¿A quién somos enviados? ¿Con quién?¿qué llevamos con nosotros al ser enviados?  El mismo capítulo ha dado respuesta a esta última pregunta: somos enviados a predicar la Buena Nueva de la Resurrección de Cristo. … La Resurrección de Cristo es la revelación más clara de la “misericordia   de Dios por los pobres pecadores”. Predicar la resurrección consiste en predicar el nuevo camino de amistad con Dios. Esta es la gracia de la cual fue predicador ejemplar santo Domingo de Guzman, “predicador de la gracia”. … los predicadores del Evangelio son predicadores de la gracia y los predicadores de la gracia son predicadores de la misericordia de Dios”

A continuación se encendió el Cirio del Jubileo que presidía la celebración y toda la comunidad de frailes detrás del Cirio, inició una procesión hasta  la entrada de la iglesia. IMG-20151108-WA0003 De regreso al presbiterio, se cantó el himno del Jubileo:  “LAUDARE. BENEDICERE. PRAEDICARE”. Lo vivimos como una expresión de acción de gracias por estos 800 años de luz y de vida y también porque el Cirio es una invitación a ser luz del mundo aquí y ahora. Todos estamos enviados a predicar: “Ve y predica”. Estas palabras han de resonar con fuerza a lo largo de este año.

En la homilía, el Prior nos animó a profundizar en estas tres palabras:

Acción de gracias por el carisma recibido de Santo Domingo. La segunda: una nueva oportunidad para pedir perdón y acoger la misericordia de Dios. La tercera fue una llamada a la esperanza  y a mantener vivos nuestros sueños.

Antes de finalizar la celebración de la eucaristía se llamó a todos los representantes de la Familia dominicana que subieran al altar para recibir la luz del envío. Acabamos la celebración con el canto de la Salve.

Todo empezó con un sueño de Domingo de Guzmán en el sur de Francia y 800 años después de la creación de la Orden, seguimos soñando hacer presente y viva la palabra de Dios en el mundo de hoy.

El Jubileo simbólicamente, en Santa Sabina empezó, abriendo las puertas y entrando en  la Basílica. Este Jubileo nos invita a “abrir puertas” para salir a predicar el Evangelio como lo hizo Domingo de Guzmán.

 

¡NOS FELICITAMOS POR ESTOS 800 AÑOS PORQUE HEMOS ESTADO AL SERVICIO DE LA PALABRA DE DIOS CONTEMPLADA Y HECHA COMPASIÓN CON LOS QUE SUFREN!.

Comunidades de Barcelona y Vallirana

 

IMG-20151108-WA0001

 

Publicado en España