50 AÑOS DE VIDA RELIGIOSA

Celebración de las Bodas de Oro

Los días 1 al 4 de Agosto hemos celebrado un encuentro de Formación Permanente destinado a un grupo de hermanas a las que correspondía este año y que hemos dado en llamar “las afortunadas” (hay muchos motivos para este nombre).

Dentro de este grupo estábamos cuatro hermanas que celebrábamos los 50 años de profesión Luz Ortigosa, Ana Sainz de Murieta, Rosario Martínez de Zúñiga y Sagrario Díaz, y uno de los días, el día 3, en la Eucaristía, hicimos la celebración .DSC01343

Fue una gran suerte, la vivimos como una gracia y nos ha quedado un recuerdo imborrable.

Rodeadas de nuestras queridas hermanas con las que hemos vivido parte de nuestra formación, nuestros primeros pasos en la misión, convivencias alegres y sueños compartidos…Nuestro despertar fue con una aurora emotiva llena de cariño y que significa mucho para nosotras “hoy es día muy grande …”DSC01408

Dirigidas por el P. Vito nuestro profesor, nuestro hermano, el impulsor de nuestro dominicanismo, el que siempre tiene a punto lo que el grupo necesita.

En un lugar privilegiado como es el monasterio de Prouilhe, tan querido por Santo Domingo, tan cargado de historia para la Orden que hemos vuelto a revivir y valorar.

Habíamos preparado la celebración con mucho detalle,Laudes y Eucaristía y fue así:

alrededor del altar de la basílica     “ Buscando el amor de mi alma…

allí donde tú le llames, allí donde sufre el hombre,

ESTÁ buscando su libertad…

Cantamos todas: “ Felicitadme el Señor me llamó

Felicitadme el Señor me eligió “

Fue una celebración muy vivida y participada por todas, todos los cantos, gestos y oraciones estaban especialmente elegidos para vivir con pleno sentido cada momento de forma que la liturgia nos pusiera en sintonía de unidad profunda con todas las hermanas y nos comprometiera con la vida.

En el momento de las ofrendas hicimos la renovación de nuestros votos   “Renovamos nuestra donación a Ti …queremos que todos los hombres y mujeres te descubran a Ti a través del testimonio de nuestra vida .Una vida de POBREZA voluntaria hecha comunión con los hermanos. Una vida de búsqueda de tu voluntad en OBEDIENCIA y fidelidad. Una a vida de CASTIDAD por el Reino, como amor no dividido a Él y a todos los seres humanos que son su causa y la nuestra.

El resto dela mañana no cesaron nuestras reflexiones escuchando al P. Vito sobre los modos de orar de santo Domingo, la historia tan bien documentada de cómo han llegado a nosotros. El 8º modo el más representativo, se sentaba y extendía ante sí algún libro de la Palabra de Dios ,Isaías, el Evangelio, las Cartas…” Voy a ver lo qué me dice el Señor…”   Precioso mensaje para recibirlo y recordarlo como una luz del Espíritu en ese día grande para nosotras.DSC01365

La comida fue una fiesta fraterna, llena de signos externos, además de la alegría. Comedor al aire libre bajo unos árboles altos y frondosos, naturaleza y buena compañía, manteles rojos y comida exquisita, mesa adornada con flores, ricos quesos…y a la hora de los postres la presencia de algunas hermanas de la comunidad de Prouilhe,la Priora ( que habla castellano) y otras hermanas con tartas y Champan para brindar…mucha hermandad y alegría.DSC01394

Por la tarde las hermanas de la casa quisieron celebrar con nosotras las Bodas de Oro rezando juntas…y el P.Vito propuso que celebráramos juntas las Vísperas. Los Salmos cantados por ellas y participados por nosotras con las partituras y la letra en francés, la homilía del P.Vito la priora la traducía al francés y en el momento del Magníficat hicimos una procesión solemne al estilo dominicano, el P.Vito y las cuatro que íbamos a renovar los votos, llevando el incensario hasta el altar mientras todas catábamos el magníficat en castellano. A continuación volvimos a renovar los votos en su presencia y al final nos hicieron estrega de un regalo, un llavero con el escudo de Prouilhe y Santo Domingo a cada una, a la vez que sonaba una melodía de flauta interpretada por la hermana que toca la cítara en sus celebraciones, la hermana Marie. DSC01400Abrazamos a todas las hermanas en un ambiente de fraternidad dominicana y alegría.

Después de estas experiencias vividas ¿ qué queda en nuestro corazón?

Un deseo y un compromiso, recordamos LA VISIÓN IMAGINARIA que tuvo Santo Domingo en Roma frente al sepulcro de San Pedro : Pedro le ofrece el bastón y Pablo un libro de la Palabra y escucha que le dicen “ VETE Y PREDICA “ .Queremos contagiarnos de esa fuerza con la que Domingo emprendió la fundación de la Orden y al celebrar 800 años de aquel acontecimiento, sintamos la urgencia de continuar con entusiasmo y valentía y el gozo de vivir este Carisma.

 

DSC01451

Publicado en España, General